martes 21 noviembre 2017
Inicio » Artículos » TOC

TOC

Conociendo el TOC o Trastorno Obsesivo Compulsivo


Desde hace un tiempo hemos podido ver en los programas de televisión diferentes reportajes y documentales que hacen referencia al TOC. Nos intentan mostrar lo difícil que es para las personas convivir con esta patología día a día y cómo afecta los diferentes ámbitos de su desarrollo.

Hoy en día es considerada como una enfermedad común dentro de la etapa de la adolescencia, marcada principalmente por el factor “inseguridad”, derivado en muchos miedos y ansiedades que en algunos casos más que en otros, provocan “manías-conductuales”, que se reflejan en actos repetitivos sin sentido (lavarse las manos muchas veces, lavar una y otra vez la ropa, ritos antes de acostarse o al salir de la casa, etc.) La edad en que la enfermedad se manifiesta con mayor fuerza es entre los 12 y 16 años. Sin embargo, en niños más pequeños ya podemos ver señales que captan nuestra atención.

¿Qué es el TOC?


El Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) es un síndrome psiquiátrico perteneciente al grupo de los desórdenes de ansiedad caracterizado por:

  • Obsesiones: son ideas, pensamientos, imágenes o impulsos recurrentes y persistentes que invaden la conciencia.
  • Compulsiones: conductas repetitivas y aparentemente finalistas, que se realizan según determinadas reglas de forma estereotipada para evitar acontecimientos a futuro.

En las personas que sufren este tipo de desorden, el pensamiento aparece dominado por una idea intrusiva o secuencia de ideas, que buscan apagar con comportamientos rituales, casi siempre muy caprichosos. Son plenamente conscientes de su trastorno, que es vivido como un malestar y puede estar asociado a un sentimiento de culpa o vergüenza. Neurológicamente, las investigaciones indican que este trastorno es producto de una deficiencia del neurotransmisor químico llamado serotonina.

¿Cuáles son los tipos de TOC más comunes?


  • Lavadores y Limpiadores: Son las obsesiones relacionadas con la contaminación a través de determinados objetos o situaciones.
  • Verificadores: Inspeccionan de manera excesiva con el propósito de evitar que ocurra una determinada catástrofe.
  • Repetidores: Se empeñan en la ejecución de acciones repetitivas.
  • Ordenadores: Exigen que las cosas que los rodean estén dispuestas de acuerdo con determinadas pautas rígidas, incluyendo distribuciones simétricas.
  • Acumuladores: Coleccionan objetos insignificantes, de los que no pueden desprenderse.
  • Ritualizadores mentales: Apelan a pensamientos o imágenes repetitivos, llamados compulsiones mentales.
  • Atormentados y obsesivos puros: Experimentan pensamientos negativos reiterados, que resultan incontrolables y bastante perturbadores.
¿Cuáles son algunos síntomas de TOC?


  • Preocupación exagerada por la suciedad, gérmenes o la contaminación.
  • Dudas reiteradas (por ejemplo, si la puerta está cerrada o no, al igual que el gas, etc.)
  • Pensamientos persistentes acerca de la violencia, las heridas, matar a alguien o herirse a sí mismo.
  • Períodos excesivos de tiempo tocando cosas, contando, pensando en números y secuencias.
  • Preocupación por el orden, la simetría o la exactitud.
  • Pensamientos persistentes acerca de actos sexuales repugnantes o la demostración de conductas consideradas tabú.
  • Necesidad extrema por saber o recordar cosas que pueden ser muy triviales.
  • Atención excesiva en los detalles.
  • Pensamientos, impulsos o conductas agresivas.
¿Cómo se puede tratar el TOC?

Para el tratamiento se deben considerar factores como: edad, su estado general de salud y antecedentes médicos, gravedad de los síntomas, la tolerancia a determinados medicamentos o terapias y las expectativas para la evolución del trastorno.

Existen dos formas de tratar la enfermedad: Farmacoterapia (remedios) para la cual puedes consultar a un especialista y por otra parte una Terapia conductista: prevención de exposición y reacción, un método que implica que el paciente se enfrente al objeto o idea temida, ya sea directamente o mediante la imaginación. Al mismo tiempo la persona afectada es alentado a abstenerse de sus rituales con apoyo y estructura provistos por el terapeuta. Estos tratamientos pueden ser utilizados simultáneamente o de forma individual.