martes 19 septiembre 2017
Inicio » Artículos » ¿Qué es la hepatitis? Tipos y prevención

¿Qué es la hepatitis? Tipos y prevención

Diferenciando los tipos de hepatitis y promoviendo su prevención

Muchas veces escuchamos hablar sobre la hepatitis entre nuestros conocidos, incluso sabemos que se le pone una letra de apellido, pero ¿Qué es esta enfermedad en realidad?, ¿Qué la produce?, ¿Qué diferencia hay entre A, B y C?.

Con el avance de la medicina se han descubierto otros tipos de virus, los cuales son menos conocidos y poco comunes en nuestra cultura, tales como la hepatitis E y F. Sin embargo, hoy te mostraremos las que se contraen con mayor frecuencia en nuestro país.

La hepatitis es una enfermedad infectocontagiosa que afecta directamente al hígado. En su causa, puede ser provocado por los virus A,B o C.

Hepatitis A

Éste es el virus de la heces y es el más frecuente. Es la hepatitis más común en los niños y proviene del virus de la hepatitis A que se encuentra en las heces de las personas infectadas. Cualquier contacto con este tipo de heces provocará el contagio inmediato. Este virus se puede contraer cuando alguien ingiere alguna cosa o sustancia contaminada con heces infectadas por el virus de la hepatitis A, lo cual es sumamente común en condiciones de hacinamiento e insalubridad. También puede ser contraído a través del consumo de verduras regadas con agua servida, alimentos contaminados y sobre todo el marisco. Presenta un período de incubación de 15 a 50 días. Es la forma de hepatitis más benigna y sólo se contrae una vez puesto que el cuerpo genera defensas permanentes contra le enfermedad. No existe un tratamiento antiviral en específico, pero sí se puede prevenir mediante una vacuna (Havrix o VAQTA) que es aplicada a todos los niños mayores de un año. Dentro de una gran mayoría de personas sus síntomas aparecen desapercibidos sin si quiera alcanzar a ser diagnosticado.

¿Cuáles son los síntomas?

Fiebre, malestar general, falta de apetito y nauseas, dolores abdominales y coloración amarillenta de la piel.

¿Cómo prevenirla?

Ampliar nuestra educación sanitaria personal y ambiental. Realiza una adecuada eliminación de excretas (expeler el excremento) y el control de insectos. Lava tus manos regularmente, sobre todo después de ir al baño, al cambiarle pañales a un bebé y antes de cada comida. Lava muy bien la fruta y la verdura. Evita el consumo de mariscos crudos.

Hepatitis B

También es conocida como hepatitis sérica y está causada por el virus de la hepatitis B. Puede ser contagiada mediante relaciones sexuales y/o transfusiones de sangre. Este virus puede provocar un amplio abanico de síntomas, desde malestar general hasta una enfermedad hepática crónica que pudiese llegar a desembocar en cáncer de hígado. Los síntomas pueden no aparecer hasta 6 meses después del momento de la infección. Generalmente los síntomas agudos desaparecen después de 2 o 3 semanas y el hígado vuelve a la normalidad entre 4 a 6 meses desde la infección.

¿Cuáles son los síntomas?

Inapetencia, fatiga, febrícula (fiebre ligera especialmente la de larga duración y origen no bien conocido menor a 38ºC), dolores musculares y articulares, náuseas y vómitos, piel amarillenta y orina turbia.

¿Cómo prevenirla?

Evita el contacto sexual con una persona que padezca hepatitis B crónica o aguda. Usa condón (preservativo) y practica relaciones sexuales con precaución. Evita compartir elementos personales, como máquinas de afeitar o cepillos de dientes. No compartas agujas para inyectarse drogas ni otro equipo para el consumo de éstas (como bombillas para inhalar drogas). Limpia los derrames de sangre con una solución que contenga 1 parte de blanqueador (cloro) de uso doméstico por 10 partes de agua. NO SE propaga por contacto casual, como darse la mano, compartir utensilios para comer o vasos para beber, amamantar, besarse, abrazarse, toser o estornudar.

Hepatitis C

La hepatitis C se transmite a través del contacto directo con la sangre de una persona infectada. Los síntomas provocados por el virus de la hepatitis C pueden ser muy parecidos a los provocados por los virus de las hepatitis A y B. Sin embargo, la infección por el virus de la hepatitis C puede conducir, a la larga, a una enfermedad hepática crónica y es el principal motivo de la mayoría de los trasplantes de hígado. Este virus se contagia al compartir agujar y jeringas para la inyección de drogas, al hacerse tatuajes o piercings con instrumental no esterilizado y mediante transfusiones de sangre.

Los objetivos del tratamiento de la hepatitis son eliminar mediante medicamentos, el virus de la sangre y reducir el riesgo de cirrosis y cáncer del hígado que puede derivar de la infección prolongada con este virus.

¿Cómo prevenirla?

Evita el contacto con la sangre o los hemoderivados siempre que sea posible. Los trabajadores de la salud deben tomar precauciones al manipular sangre y líquidos corporales. Evita la inyección de drogas ilícitas y, en especial, no compartas agujas con otra persona. Toma precauciones al hacerse tatuajes y perforaciones corporales.

Hepatitis D

También se conoce como virus Delta y requiere de la presencia del virus de hepatitis B para poder replicarse. Lo que hace es hacer aparecer los síntomas por primera vez o aumentar la intensidad de los síntomas propios de la hepatitis B.

¿Cómo prevenir?

Las personas diagnosticadas de hepatitis B deben prevenir mediante el cuidado con el contacto de agujas utilizadas y transfusiones de sangre.