Jueves 17 Agosto 2017
Inicio » Artículos » Problemas del abuso de sal y recomendaciones

Problemas del abuso de sal y recomendaciones

Actualmente la gran mayoría de las personas, están acostumbradas al uso de la sal e incluso he conocido algunas que antes de probar la comida, suelen espolvorear sal sobre los alimentos y las comidas.

El abuso de la sal ha sido responsable de generar diferentes enfermedades populares como la hipertensión arterial (consecuencias: ataque al corazón, derrame cerebral o insuficiencia renal), cálculos renales, cáncer al estomago, osteoporosis y mayor riesgo a padecer de asma.

No obstante, el consumo recomendado a diario, sin exceder los 2 gramos de sal para nuestro organismo, nos aporta sodio como mineral necesario para procesos metabólicos, como el equilibrio de líquidos e incluso para mantener la presión arterial estable, también, aumenta la secreción de jugos gástricos ayudando a la digestión.

¿Cuál es el problema de la Sal?


El problema de la sal existe cuando la ingesta sobrepasa los 2 gramos de sodio necesarios para el organismo y llegamos a consumir hasta 5 o incluso 9 gramos en el día, lo cual afecta directamente a nuestro organismo.

No olvidemos que el consumo de sal no necesariamente va a ser el que espolvoreamos sobre los alimentos, sino que también esta presente en productos ya elaborados y que generalmente no notamos.

Es por esto que debemos estar atentos a lo que comemos y la cantidad de Sodio que contiene el alimento que estamos consumiendo a diario.

Un ejemplo, al comer 100 gramos de embutidos (chorizos, vienesas, salame, etc.) le estamos entregando a nuestro cuerpo entre 3 a 6 gramos de sodio. Sin olvidar, que el sodio es de los minerales que están presente en la mayoría de los alimentos, principalmente de origen animal.

Recomendaciones y Sustitución


Evita
el consumo de productos procesados y que vienen en conserva.

Utiliza sustitutos de la sal como sales de potasio, no obstante controla su uso y más aún si tienes problemas como insuficiencia renal o diabetes.

La sal de hierbas es una excelente opción, puedes hacerla mezclando hierbas aromáticas como el cilantro, perejil, tomillo, albahaca y muchas más. A esto súmale una pequeña porción de sal. Esta mezcla te dará un sabor más agradable que si solo usaras sal.

Otra recomendación es preparar una sal de gomasio: goma (sésamo) – sio (sal) o sal de sésamo.

¿Cómo preparar Sal de Gomasio o Sal de Sésamo?


Necesitas 1 cucharada de sal marina sin refinar por 15 de sésamo. Tuesta en una sartén sin aceite el sésamo hasta que tome un color dorado y desprenda un ligero aroma a nuez Luego utiliza un mortero tradicional y muele ambos ingredientes juntos. Si no cuentas con uno (mortero), también puedes utilizar el moledor del café. Luego guarda esta mezcla en un recipiente hermético y consérvalo en la nevera, no prepares mucha cantidad para que no se ponga rancio, se recomienda gastarla en una semana.