Jueves 17 Agosto 2017
Inicio » Artículos » ¿Por qué nos comemos las uñas?

¿Por qué nos comemos las uñas?

Primero que todo este problema tiene un nombre científico llamado Onicofagia que significa literalmente comer uña. Es una patología de carácter psicológico y se expresa en un mal hábito de “comerse las uñas”, si no se puede controlar llega a ser una manía nerviosa.

¿A que se debe y cuales son los factores que producen esta acción?

En el común de la gente que no puede parar de comerse las uñas se debe a una alteración del sistema nervioso o a un problema emocional que puede ir desde un caso en particular hasta casos crónicos de carácter patológico.

Existen factores internos y externos asociados. Entre las causas internas podemos nombrar la necesidad de auto flagelación (hacernos un daño a nosotros mismo), un auto castigo por no aceptarnos como somos, por no lograr lo que queremos o lo que nos proponemos en la vida, reacción ante situaciones estresantes, principalmente inseguridad, frustración, nerviosismo, temores o ansiedad.

comerse las uñasComo causas externas tenemos diferentes problemas que nos acontecen, estos pueden ser de carácter económico, laborales, estudiantiles, familia, pareja, etc. La gran mayoría de nosotros nos hemos comido alguna vez una uña. El tema es preocupante cuando este impulso no es controlable y la persona llega a auto flagelarse sin dejar casi nada de la uña en su dedo (esto puede estar asociado a temas familiares, celos, humillaciones, etc. Afectando el autoestima).

El comerse las uñas es una vía de escape al no querer enfrentar los problemas o no saber como resolverlos. Muchas personas evaden estas mismas situaciones fumando, comiendo demás, tomando alcohol, drogándose, etc. Relacionado a llevarse algo a la boca.

Consecuencias Negativas

Piel dura y rugosa en los dedos con inflamación crónica.

Lo que queda de uña puede terminar de soltarse, regenerarse con deformación o llenarse de hongos.

No se pueden tomar ciertos elementos pequeños con precisión.

Con nuestras manos manipulamos diariamente diferentes objetos, si no hay una buena higiene, al llevar nuestros dedos a la boca podría generarnos una infección.

Si estas consiente de que te comes la uñas te vas a sentir aún más mal.

Bajón de autoestima por no poder controlar ese impulso sobre sí mismo.

Socialmente no es “armónico”, al ir a pedir un trabajo, por ejemplo, con las uñas comidas o a media mitad es más bien algo negativo.

Nos relacionamos hablando y gesticulando con nuestras manos, comemos con ellas, trabajamos, saludamos, acariciamos a nuestras parejas, etc. Están siempre expuestas.

Conclusión

Dejar de comernos las uñas es algo muy favorable, es totalmente beneficioso para nuestro autoestima y nuestras relaciones interpersonales. Es por esto que si lo haces intenta tratar de parar, si es muy difícil pide ayuda o asiste donde algún especialista.

Extra: ¿Sirven los esmaltes amargo?

Creo que hay muchos productos que se aplican sobre las uñas con un sabor asqueroso para intentar no comérselas. Sin embargo en muchas ocasiones esto dura un rato o unos días, para después empezar a sacar el esmalte, acostumbrarse y terminar comiéndose las uñas de nuevo. Puede ser una ayuda, pero el problema esta en ti y debes saber identificar cual es la causa y como resolverla. El esmalte no es mágico.