Jueves 17 Agosto 2017
Inicio » Buenos Hábitos » Manipular y preparar los alimentos de manera segura

Manipular y preparar los alimentos de manera segura

Para prevenir enfermedades de origen alimentario, existen 4 simples pasos para poner en práctica a diario y prevenir bacterias alimentarias dañinas.

Limpiar

 

  • Lava las tablas para cortar, utensilios y superficies de la cocina con agua caliente y lava losa o jabón después de preparar cada alimento.
  • Enjuague las frutas y los vegetales frescos bajo el agua de la llave. Incluso aquellos cuya cáscara y corteza no son comestibles. En el caso de las frutas y los vegetales con cáscara sólida, frótelos con sus manos o friéguelos con un cepillo limpio mientras los enjuaga.

Separar los alimentos para evitar contaminación cruzada

La contaminación cruzada es cuando una bacteria se propaga de un alimento a otro y así sucesivamente. Para evitar esto:

  • Al ir de compras, separa las carnes y los huevos de los otros alimentos que vas juntando en tu carro, para esto puedes hacerlo con bolsas que están disponibles. En el refrigerador, también debes mantener separados estos alimentos unos de otros.
  • Utiliza tablas distintas para cortar frutas, verduras frescas y otra para carnes crudas roja, aves y pescado.
  • No coloques alimentos cocido en un plato que previamente haya contenido carne cruda o huevos.
  • No permitas que los jugos de la carne roja, del pescado, de aves o los huevos goteen sobre otros alimentos en el refrigerador. Utiliza recipientes para evitar que estos alimentos estén en contacto con otros.

Cocción


Los alimentos se cocinan de manera segura cuando se calientan durante un tiempo suficientemente prolongado y a una temperatura lo suficientemente alta como para matar las bacterias dañinas causantes de enfermedades alimentarias. La temperatura adecuada es diferente para cada tipo de alimentos.

Refrigeración de los alimentos

 

  • Las temperaturas bajas hacen más lento el crecimiento de las bacterias dañinas. Por eso debes refrigerar los alimentos rápidamente. No llenes el refrigerador en exceso, ya que el aire frío debe circular para mantener seguros los alimentos.
  • Mantener el refrigerador a una temperatura constante de 4,4º C o menor es una de las formas más eficaces de reducir el riesgo de enfermedades alimentarias.
  • Refrigerar los alimentos (perecederos) tan pronto como sea posible para extender su duración mientras estén almacenados.
  • No dejes afuera alimentos perecederos durante más de dos horas.

¿Tienes otro consejo o tip que aportar? Te invitamos a que comentes y  nos lo digas.