Domingo 20 Agosto 2017
Inicio » Trastornos » Flores de Bach

Flores de Bach

El nacimiento de esta terapia se origina en Gran Bretaña por el médico Edward Bach. Su interés en la salud y la intención de buscar métodos más benignos de tratamiento, hizo que comenzara a interesarse y estudiar la Homeopatía. Después de unos años, descubre patrones comunes en personas que compartían la misma enfermedad, por ejemplo el tipo de postura, forma de hablar, gestos y expresiones. Entonces, además de estudiar las enfermedades, integró en sus investigaciones los tipos de personalidades.

De esta manera, comienza a fabricar homeopatía con flores que parecían ser beneficiosas para cada tipo de personalidad. Es debido a todo esto que logra llegar a su teoría final: Para corregir una enfermedad física, es necesario primero corregir los problemas mentales y emocionales del paciente.

El doctor Bach, finalmente logra crear 38 tipos de remedios, que tienen una aplicación específica para cada tipo de personalidad. Corresponden a 34 flores silvestres, 3 flores de cultivo y el número 38 corresponde a agua de manantial.

¿Cómo funcionan?


Esta terapia puede ser efectuada por cualquier persona que haya realizado los cursos correspondientes y por ende, se encuentre acreditada en este sentido. Es muy común verla en médicos y psicólogos, en donde al término de la consulta además de otros tratamientos que recomiendan, preparan una botellita con esta mezcla de flores de Bach, que han determinado como necesaria para el consultante.

Para quienes se dedican exclusivamente a la terapia de Flores de Bach, existen diferentes modos para determinar qué tipo de personalidad se posee y qué es lo que necesita la persona. El método de evaluación puede ser desde una conversación sencilla hasta la elección de tarjetas que muestran las diferentes flores y uno mismo las escoge, según cuál le llama más la atención.

Usualmente se administran en forma de gotas, y según el caso, pueden ser aplicadas más de una vez al día. Su sabor es parecido a un licor y se recomienda protegerlas del sol o condiciones ambientales que puedan perjudicar el contenido del frasco.

Al ser una medicina natural, es común utilizarla en niños e incluso animales. Básicamente se puede determinar que todos nuestros problemas radican en desequilibrios emocionales o emociones no resueltas, por lo que esta terapia debería poder de mejorar la mayoría de los malestares, siempre y cuando la persona sea constante y lo complemente con otras terapias (o medicamentos) que sean necesarios según los expertos.

Algunas de las patologías más comunes en las consultas de terapeutas de Flores de Bach son:

Insomnio, cáncer de colon, pesadillas, hipertensión, ansiedad, ataques de pánico, estrés, estrés post-traumático, eyaculación precoz, depresión, déficit atencional, falta de concentración, problemas de aprendizaje, hiperactividad en niños, sobrepeso u obesidad, colon irritable, depresión post-parto, problemas con la pareja o en relaciones sociales, entre otras.