Jueves 17 Agosto 2017
Inicio » Artículos » El Huevo y sus Beneficios

El Huevo y sus Beneficios

Existen diferentes tipos de aves (pato, codorniz, ganso, etc.) que producen huevos. En este caso hablaremos sobre el más común en nuestra sociedad, el huevo de la gallina. Este alimento suele ser habitual en nuestras dietas, pero muchas veces no sabemos cuales son sus verdaderos beneficios y si es bueno o malo consumirlo con regularidad.

¿Qué contiene el Huevo?


El huevo viene protegido por una cáscara y es rico en proteínas, principalmente por la ovoalbúmina, que es la clara o parte blanca del huevo. Además contiene lípidos. Un 30% de su peso aproximadamente está constituido por la yema, un 60% por la clara y un 10% por la cáscara.

¿Por qué el huevo forma parte de una alimentación saludable?


El huevo es un ingrediente básico en la alimentación. Posee un alto contenido en nutrientes como proteínas, vitaminas, minerales y aminoácidos esenciales, que son aquellos que nuestro el organismo no fabrica por sí solo y por lo tanto deben ser aportados en la dieta.

El huevo no contiene hidratos de carbono, la energía que aporta proviene de los lípidos, principalmente ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados (lo que es beneficioso para la salud cardiovascular).

El huevo también contiene antioxidantes (Selenio, vitamina E, carotenoides), ácido fólico y colina, necesarios para el buen funcionamiento del organismo.

¿Qué cantidad es una ración?


2 huevos medianos (unos 100 gramos de la parte comestible, excluyendo la cáscara) se considera una ración, que aporta en un 7% las calorías diarias necesarias y proteínas de gran valor biológico, es decir, necesarias y fácilmente asimilables por el organismo.

Características Nutritivas del Huevo


El huevo es especialmente rico en aminoácidos esenciales, ácidos grasos, algunos minerales y vitaminas necesarias en las dietas.

La grasa, el colesterol y algunos micronutrientes se encuentran en la yema.

La clara está compuesta principalmente por agua (88%) y proteínas (11%), siendo la ovoalbúmina la más importante.

Los huevos aportan al total de la dieta una apreciable cantidad de proteína de fácil digestión y un perfil de aminoácidos esenciales similar al que se considera ideal para el hombre. Por esto, se dice que es de alto valor biológico (94 en una escala de 100).

El huevo no contiene hidratos de carbono, por lo que la energía procede fundamentalmente de su materia grasa.

La calidad de la grasa presente en el huevo es buena, ya que el contenido de ácidos grasos monoinsaturados es de 3,6% y ácidos grasos poliinsaturados 1,6%, lo que supera ampliamente la grasa saturada que representa un 2,8%.

El huevo, también Omega 3, ácido eicosapentaenoic y ácido docosahexaenoico, los que han demostrado generar efectos beneficiosos sobre la salud.

El huevo es una apreciable fuente de vitamina A, vitamina D, vitamina E, , riboflavina, niacina, ácido fólico, vitamina B12, biotina, ácido pantoténico, fósforo, hierro, cinc y selenio. Esto hace que el huevo sea un alimento nutricionalmente denso, rico en componentes nutritivos y con muy pocas calorías.

No es recomendable, por razones nutricionales y de seguridad alimentaria, consumir grandes cantidades de huevo crudo.

El mito del colesterol


El huevo tiene colesterol entre sus componentes, porque éste es necesario para la vida y el desarrollo del futuro embrión. En el pasado, se creía que el colesterol que ingeríamos en nuestras dietas, era la causa de incremento del colesterol en nuestra sangre. Esto provocó que se empezara a recomendar la reducción en el consumo de huevos, pero que hoy en día esto ya no se justifica con argumentos científicos.

Múltiples estudios publicados en los últimos años confirman que a pesar de su contenido en colesterol (unos 200mg/unidad) el consumo de huevos no eleva el riesgo cardiovascular en personas sanas, puesto que aporta fosfolípidos y grasas insaturadas en su composición, junto a algunas vitaminas y antioxidantes que favorecen la prevención de la arterioesclerosis. Según las más recientes recomendaciones, el consumo de hasta un huevo por día no supone factor de riesgo alguno en personas sanas con una dieta variada y un estilo de vida saludable.

Estudios epidemiológicos que han evaluado directamente la influencia de la ingesta de huevos en la enfermedad cardiovascular no han encontrado que exista ninguna asociación entre ambas. Así lo demuetsra Physicians’ Health Study, que incluyó a más de 21.000 participantes, concluyendo que “el consumo de huevos fue favorable respecto a la mortalidad cardiovascular frente a los que solo los comían ocasionalmente, especialmente en lo que a pacientes diabéticos se refiere”. Por otro lado, el Nurses’ Health Study, que tras realizar un seguimiento a 88.757 mujeres durante 16 años concluyó que “no existe relación entre el consumo de huevos y la incidencia de enfermedad coronaria, existiendo el mismo riesgo si se toma un huevo a la semana o un huevo al día”. Una revisión reciente de estudios sobre factores de la dieta y enfermedad cardiovascular confirma nuevamente estas observaciones, al no poder demostrar una relación causal entre la ingesta de huevos y la enfermedad coronaria.

Nota: En un caso, de una persona que tenga alteraciones metabólicas, es diferente, ya que esta debe seguir los consejos de su médico.

Fuente: huevo.org.es