viernes 22 septiembre 2017
Inicio » Artículos » El amor y la elección de pareja

El amor y la elección de pareja

amor y parejaCuando hablamos de amor indica querer, cariño, estima, predilección, enamoramiento, propensión, entusiasmo, arrebato, fervor, admiración y efusión entre otros. Todos los términos comparten la idea de que a través del amor se tiende a algo que se quiere poseer, que se necesita, que es bello, bueno, que tiene un valor. Sin embargo, para todo ello primero es preciso conocer, no se puede amar lo que no se conoce. Podemos definir diferentes tipos de amor:

  • Amor sexual: Se experimenta como una excitación o atracción sexual que persigue como fin la satisfacción del impulso sexual.
  • Amor erótico: Es lo que se suele llamar enamoramiento de la atracción, se origina primariamente en las cualidades psíquicas o rasgos del carácter de la persona y por ello se le desea.
  • Amor humano: Sólo satisface la entrega y en el sacrificio que se hace por los demás expresando la tendencia de ser para otros.

Sobre todas estas definiciones es esencial que el amor se viva como una fuerza interna y como una acción voluntaria.

¿Qué tiene de bueno enamorarse?

 

  • Psicológicamente, el amor se experimenta como una vivencia interna, que mueve al sujeto a vincularse con otros, pero también se refiere a una opción consciente y voluntaria de entrega a los demás.
  • El amor es una condición particularmente humana, y es una forma de darle un sentido a la existencia.
  • Posibilita que la persona descubra toda la originalidad que hay en ella, su propia esencia, porque logra sacar lo mejor de nosotros. Esto ocurre cuando más allá de lo físico, logramos sostener el amor en lo espiritual.
  • Se ha demostrado que quienes no han tenido esta experiencia (amar o ser amados incondicionalmente), suelen ser inseguros, desconfiados, hostiles, tendiendo a proyectar estos sentimientos a las circunstancias y personas que lo rodean.
  • La capacidad de amar se desarrolla a partir de la experiencia de sentirse querido y también se aprende de quienes expresan amor.
  • El enamoramiento provoca una fuerte conmoción, la persona se llena de energías ilusiones y propósitos, al tiempo que todo el interés y la atención se centran en quien o en lo que se ama.
  • En el ámbito físico, muchas de las sensaciones que se experimentan durante el enamoramiento están vinculados a las sensaciones que rodean los nervios, como el entumecimiento, hormigueos, temblores, palpitaciones, etc. Tal vez sean imperceptibles pero siempre se experimentan en algún grado.
  • El cerebro responde al enamoramiento mediante la secreción de dopamina, que es el neurotransmisor responsable de los mecanismos de refuerzo del cerebro, es decir, de la capacidad de desear algo y de repetir este comportamiento que produce placer. Se dice que el comer chocolate produce un efecto similar a la liberación de dopamina por enamoramiento.

En la elección de pareja se deben tomar en cuenta 3 aspectos de la madurez:

  1. Madurez emocional: Asegura una adecuada autoestima, permite vivir la intimidad sin inseguridades ni dependencias enfermizas y aceptar que el otro es una persona separada y diferente a uno.
  2. Madurez interpersonal: Habilidad para poder comunicarse de forma asertiva y resolver los conflictos.
  3. Madurez valórica: Permite que la persona reconozca sus propios puntos de vista y creencias, captando si hay ajuste entre éstos y los de su pareja.

Existen dos obstáculos para realizar una sabia elección de pareja:

  1. Actitudes: Prejuicios que establecen que para cada persona sólo existe una pareja ideal con la cual casarse, de manera que al conocerse se reconocen inmediatamente (amor súbito y violento). Se busca una persona que sea el duplicado exacto del hombre o mujer soñada.
  2. Ambiente: Seguir la corriente, casarse demasiado pronto, antes de haber tenido tiempo para conocer en profundidad a la pareja o a otras personas.
La elección relacionada con imágenes parentales


  • Elección positiva o por desplazamiento: Elección de una pareja que tiene características valoradas en cualquiera de los dos padres. Se pone en el otro las expectativas propias del rol paterno, como por ejemplo el cuidado, protección, etc.
  • Elección negativa: Sólo es el nombre, no es que signifique algo malo. Se refiere a buscar en el otro las características contrarias a alguno de los padres.
  • Elección referida a roles: Se busca una pareja que cumpla roles deseables o bien, que sustituya los no satisfechos por uno de los dos padres, por ejemplo, un hombre busca en su pareja la madre que nunca tuvo.

Por supuesto y ante todo, estas elecciones, basadas en estas definiciones se dan en un nivel inconsciente.

2 Comentarios

  1. He leido vuestro articulo con mucha atecion y me ha parecido muy didactico ademas de facil de leer. No dejeis de cuidar este blog es bueno. psicologo para ni

  2. Gracias por tus palabras, esa es nuestra intención. Si hay otro tema de tu interés no dudes en comentarlo para ver la posibilidad de redactar un artículo.