lunes 11 diciembre 2017
Inicio » Artículos » Descubriendo tu verdadero talento

Descubriendo tu verdadero talento

¿Alguna vez te has preguntado si estás realizando lo que realmente te gusta?, ¿Haz llegado a sentir que te has dedicado netamente a hacer otras cosas menos lo que te apasiona? En este artículo le daremos espacio a los importantes talentos personales que al desarrollarlos nos hacen sentir plenos y felices, pero que a veces por falta de tiempo o por mala costumbre dejamos abandonados.

Primero es necesario conocernos y saber qué tipo de persona somos: mentales o intelectuales, físicas o emocionales; de ahí provienen las raíces de nuestros talentos y estarán directamente relacionados con nuestro tipo de personalidad. Es importante el autoconocimiento para determinar qué es lo que nos gusta, ya que muchas veces nos involucramos en actividades que realmente nos frustran y nos hacen pasarlo mal por que simplemente “no son lo nuestro”.

Lo anterior, suele pasar al escoger un trabajo sólo por el hecho de querer ganar dinero, sin embargo no lo disfrutamos y la vida tiende a perder un poco su sentido. El secreto… es darse cuenta que lo que uno hace no tiene tiempo, uno puede hundirse en ello sin esperar a que “termine pronto”, se ama y anhela tanto la perfección en eso mismo que podría incluso no cobrarse por lo que se hace.

¿Cómo identifico cuál es mi talento?


Lógicamente hay test y evaluaciones que te pueden guiar hacia tu talento personal de una manera bastante certera. Por ahora, un ejercicio personal y sencillo es llevar nuestra memoria a la infancia y tratar de descubrir esas cosas que cuando niños nos llamaban muchísimo la atención.

Es cierto que es propio del niño disfrutar de muchas cosas y querer hacerlo todo, pero siempre existe algo que se superpone a otras cosas. Puede ser el conversar con personas, el conciliar peleas entre los compañeros, el descubrimiento de los números, la construcción con bloques, libros, la pintura con dedos,  saltar como un mono, siempre hay algo que nos fascinaba aún más que lo otro, depende de la conexión con nosotros mismos el poder recordar qué era “eso”.

No olvidemos que a medida que crecemos nos vamos acomodando más hacia la sociedad y nuestra individualidad va quedando a un lado, la mayoría de las veces terminamos siendo más lo que la sociedad espera que seamos, pero ¿qué era lo que realmente queríamos ser?. Esa respuesta está estrechamente relacionada con nuestro talento innato y que aún no ha sido descubierto.

La idea es que el talento se manifieste de alguna u otra manera en nuestro día a día. Por ejemplo, si sabemos que nos gusta cantar o tocar algún instrumento, lo más sano es encontrar el tiempo para poder realizarlo entre el trabajo y la vida familiar u otras actividades. Si bien podemos no ser excelentes en lo que nos gusta se puede siempre ir perfeccionando, como todas las cosas a las que se les dedica tiempo y amor, lo importante es entender que mediante esas actividades o talentos se expresa nuestra esencia, lo cual influye en nosotros mismos y en los demás de una manera positiva.

Finalmente, cuando tú sabes que lo que te gusta lo vas a aplicar en tu vida y que por eso mereces ganar dinero, puedes hacer de tu trabajo y actividades diarias un placer: lograr vivir con pasión. ¡RECUERDA! Buscamos la felicidad en todas partes: en la pareja perfecta, en el saldo ideal o el auto soñado, pero pocos saben que la felicidad realmente está dentro de nosotros mismos.