Domingo 20 Agosto 2017
Inicio » Artículos » Consejos para cuando realizamos ejercicios cardiovasculares

Consejos para cuando realizamos ejercicios cardiovasculares

Aprovechando al máximo las actividades cardiovasculares

 

Cuando hablamos acerca de los ejercicios cardiovasculares o ejercicios aeróbicos, nos estamos refiriendo a los que aumentan nuestro ritmo cardíaco, es decir, cuando sentimos que nuestro corazón tiene latidos mucho más rápidos, por lo que respiramos más, existe mayor agitación y transpiramos más.

El mayor beneficio de esta actividad es que promueve una mejor salud para nuestro organismo, principalmente el corazón y pulmones. Además de ayudarnos a quemar calorías de manera más rápida.

Existen diferentes actividades cardiovasculares que podemos comenzar a realizar, como salir a trotar, correr, andar en bicicleta, nadar, bailar, etc.

Te invitamos a que incorpores en tu rutina este tipo de ejercicio junto con que conozcas algunos consejos y tips para que se saques el máximo provecho a este tipo de actividad.

Realiza bloques de sprint o un esfuerzo de aceleración

Mientras realizas tu ejercicio cardiovascular a un ritmo constante, puedes realizar sprint, es decir, incorporar un bloque de poco tiempo en el cual aceleras tu ritmo o velocidad para volver al que te encontrabas. Esta acción te ayudará a mejorar tu resistencia y aumentar el proceso de quemar calorías. El sprint es una excelente opción para aprovechar el ejercicio cardiovascular si te gusta andar en bicicleta, correr o trotar.

Incorpora el uso de los brazos

La principal parte del cuerpo que utilizamos para hacer este tipo de ejercicio son las piernas, es por esto que te invitamos a que incorpores el uso de tus brazos, como ejemplo puede ser si vas al gimnasio, en la trotadora, elíptica, mueve los brazos al mismo ritmo de tus piernas, algo similar es al salir a correr y trotar, moviendo los brazos hacia delante y atrás.

5 Minutos más

La idea de cuando realizamos ejercicios cardiovasculares, es que tengamos rutinas de entre 30 a 40 minutos y que sea a lo menos 3 veces por semana. Si estas motivada y quieres seguir quemando esas calorías demás, extiende tu rutina por 5 o 10 minutos más y verás los resultados por realizar este esfuerzo.

Realiza distintos tipos de ejercicios cardiovasculares en la semana

Para que no te aburras, para obtener mejores resultados y evitar lesiones, te recomendamos que vayas variando los tipos de actividades cardiovasculares. Nos referimos a que si te gusta salir a correr, vayas integrando la posibilidad de hacerlo en bicicleta también o de hacer un trote más suave. Recuerda realizarlos 3 veces por semanas.

Un esfuerzo adicional

Al realizar ejercicios cardiovasculares estamos quemando calorías al mover todo nuestro cuerpo a un determinado ritmo. A esto le podemos sumar otra característica que sirve para reforzar algunos músculos, esto lo podemos lograr al dar una mayor o menor inclinación en la superficie que nos desplazamos, por ejemplo si hablamos de un programa de ejercicio en una trotadora. En el caso de la actividad en exterior podría ser salir a correr o trotar realizándolo en subidas y bajadas. Un ejemplo que incorpora este tipo de esfuerzo adicional son las clases de spinning, en cual se mezcla ejercicio aeróbico y anaeróbico.

Beneficios del ejercicio cardiovascular

 

  • Aumenta los niveles de endorfinas y otras sustancias cerebrales, baja la tensión emocional y mejora el estado anímico, lo cual se refleja en una gran sensación de bienestar físico, emocional y social.
  • Reduce la mortalidad cardiovascular.
  • Aumenta la reabsorción de calcio por los huesos, fortaleciéndolos y disminuyendo el riesgo de fracturas.
  • Mejora la función cardiovascular.
  • Disminuye a mediano plazo la presión sanguínea en los hipertensos.
  • Baja los niveles de colesterol total en la sangre (disminuye el colesterol malo y aumenta el bueno).
  • Reduce grasa corporal y elimina la grasa subcutánea.
  • Mejora la capacidad pulmonar, la circulación en general y el aprovechamiento del oxígeno.
  • Reduce los niveles sanguíneos de glucemia en los diabéticos.
  • Reafirma los tejidos y la piel (haciéndonos parecer y sentirse más joven).
  • Disminuye los niveles circulantes de adrenalina, hormona del estrés.