Sábado 22 Julio 2017
Inicio » Artículos » Compra inteligente en el supermercado

Compra inteligente en el supermercado

Generalmente solemos ir al supermercado a realizar alguna compra, muchas veces nos dejamos llevar por la suave música que hay de fondo, las ofertas, nuestros deseos “incontrolables” y terminamos comprando más de lo que teníamos presupuestado llevando productos extras o alimentos poco saludables para darnos un “gusto”. Como sucede esto y la mayoría de las veces nos dejamos llevar por nuestros impulsos, te queremos dar algunos consejos para que cuando tengas que ir, hagas compras inteligentes y saludables.

Elige una buena hora para ir a comprar.

Dentro de los horarios que tengas disponibles, elige una hora para ir tranquilamente a comprar, existen supermercados que están abiertos las 24 horas. Por ejemplo, evita ir luego del horario de trabajo entre las 6 y 8 pm o el fin de semana, en la mañana. Una buena idea podría ser quizás enviar algún familiar que tenga un horario más flexible o ir muy temprano en la mañana o en la tarde noche de un fin de semana. Otra opción para la semana podría ser ir más tarde noche antes de la de algún programa de televisión que sea muy popular y que mucha gente lo vea. El fin de esto es que tengas tranquilidad para elegir, tomarte tu tiempo y evitar comprar demás y largas filas.

Elige un supermercado que se acomode a ti.

Si tienes la posibilidad de elegir donde quieres realizar tus compras más importantes, piensa en el que mejor satisface tus necesidades para una alimentación saludable, donde puedas compras esos productos de manera fácil y cómoda. ¿Necesitas mayor gama de verduras, frutas?, ¿pescados?, ¿alimentos orgánicos?, tú decides. Si encuentras alguno que te acomode, quizás sería bueno seguir yendo al mismo, ya que sabrás donde están las cosas y tus visitas serán mas breves y específicas.

No vayas a comprar si tienes hambre.

En lo posible si estas con mucha hambre trata de comer algo antes de ir al supermercado. Esto se debe a que si tienes ganas incontrolables de satisfacer tu alimentación, perderás la objetividad de comprar lo realmente necesario o la comida saludable y optarás por los tentadores y deliciosos dulces como chocolates, comida chatarra o lo primero híper calórico que se te presente.

Haz una lista previa y úsala.

En la medida que puedas, escribe una lista de lo que necesitas antes de ir a comprar, así estarás evitando “tentaciones” de comprar algo demás o que olvides llevar algún producto. También te ahorra tiempo al momento de ir a comprar. Cuando haces una lista, planificas lo que vas a cocinar, el menú mensual o semanal, así sabrás cuales son los ingredientes necesarios y que necesitas comprar.

Beneficios hacer una lista:

  • Evitarás tener que volver al supermercado por algún producto para tu hogar o ingrediente que se te olvidó para tus comidas.
  • Tendrás una planificación de lo que vas a cocinar (opta por lo saludable).
  • Comerás de manera más saludable y no comprarás productos por impulso.
  • Ahorrarás dinero al no comprar productos que no están en la lista.
  • De todas maneras puedes ser flexible y optar por un producto alternativo si el que buscas de tu lista no está.

Lee las etiquetas, la información nutricional.

Una de las principales ideas de estas compras inteligentes es que optes por alimentos saludables, por eso te recomendamos la lectura de la información nutricional. Esto te permite ver las diferencias de los productos en relación a la cantidad de grasa, calorías, proteínas y otros ingredientes. Además puedes revisar si el producto te aporta vitaminas, minerales, etc.

Términos para que tengas en cuenta:

Light: una porción tiene un 50% menos de grasas o un 1/3 menos de calorías que la versión normal.

Reducido en: una porción tiene un 25 % menos de grasas, grasas saturadas, sodio, azúcar, colesterol o calorías por porción que la versión normal.

Libre de: alimento con cantidades mínimas de grasas, grasas saturadas, sodio, azúcar, colesterol o calorías por porción.

Bajo contenido en grasa: una porción contiene 3 gramos o menos de grasa.

Bajo en colesterol: una porción tiene 20 miligramos o menos de colesterol y 2 gramos o menos de grasas saturadas.

Bajo en sodio: una porción tiene 140 miligramos de sodio o menos.

Buena fuente de: una porción cubre del 10% al 19% de las necesidades totales diarias de un nutriente específico.

Saludable: alimento con bajo contenido de grasas y grasas saturadas, tiene menos de 95 mg de colesterol y 480 mg de sodio. Tiene al menos 10% del valor diario de vitaminas A y C, hierro, calcio, proteína y fibra.

Esperamos que este artículo sea de ayuda y te sirva para saber elegir y comprar los productos más adecuados para que mantengas una alimentación saludable. Bienvenidos son tus comentarios.