Sábado 22 Julio 2017
Inicio » Artículos » ¿Cómo elegir mariscos y pescados frescos?

¿Cómo elegir mariscos y pescados frescos?

como elegir pecados y mariscos frescosSe aproximan días en los cuales solemos consumir más pescados, mariscos y optamos por estos tipos de alimentos. Algunas personas que no acostumbran a consumir habitualmente pescado o mariscos, deben estar atentos a saber como elegir pescados o mariscos frescos que esten en buen estado con el fin de cuidar la salud y disminuir el riesgo a contraer alguna enfermedad.

Lo mejor es optar por locales establecidos o supermercados de confianza. No obstante si queremos variar y optar por otros nuevos proveedores, ir al mercado por ejemplo o una caleta de pescadores, debemos estar atentos a algunos de estos consejos:

  • Al ir a comprar pescados, fíjate que estén en un lugar refrigerado o sobre una gruesa capa de hielo fresco (que no este casi derretido).
  • Un pescado fresco suele tener un aspecto o piel brillante con la carne bien pegada a la piel y a la espina central. Las escamas NO deben estar sueltas o como que se salen solas.
  • Las agallas: Puedes revisar las agallas para ver si el pescado es fresco aún. Son poco visibles, por lo que debes levantar el opérculo para apreciarlas. Al hacerlo debes fijarte que tengan un color rojo o rosado intenso.
  • Los ojos: Si el pescado es fresco, sus ojos deben estar brillosos, como con colores vivos, limpios, claros y deben “sobresalir” un poco. Debes fijarte bien en este detalle, ya que hay algunas formas de hacer que el pescado parezca fresco y la idea es no caer en el engaño.
  • Olor: El olor a pescado fresco es agradable, suave, limpio, fresco. Si huele mal, fuerte, agrío o como amoníaco es porque ya esta comenzando el proceso de putrefacción.
  • Si optas por carne o filetes de pescado, esta su piel debe verse “brillante” y sin algo como una sustancia lechosa. Al presionar la carne, debe volver a su lugar.
  • Los filetes de pescado, no deben presentar decoloración, ni menos oscurecimiento ni re secamiento en los bordes.
  • En productos congelados, hay que fijarse en los indicadores de tiempo y temperaturas, para ver si están cumpliendo con lo que dicen (ejemplo, que se han guardado en la temperatura correcta).
  • No compres mariscos ni pescados congelados cuyos envases estén abiertos o con bordes desgastados.
  • Evita llevar cualquier producto congelado que no esté dentro del área refrigerada o sobre en nivel de hielo tipo escarcha.
  • Ojo: No lleves productos o evita envases que presenten escarchas o cristales de hielo, ya que puede significar que el pescado o marsico ha sido almacenado durante mucho tiempo o que se descongeló y luego se volvió a congelar.

En cuanto a la elección de mariscos frescos, algunos aspectos a tener en cuenta son los siguientes:

  • Al comprar mariscos la idea es optar por los que aún están frescos o vivos (almejas, machas, choritos, jaibas, etc.). Si no es así debes cocerlos antes de 24 horas.
  • Su olor debe ser a mar, fresco. Un olor fuerte como amoniaco o desagradable indica que el marisco esta deteriorado.
  • Otra forma de ver si los mariscos son frescos, en machas, almejas, ostras, entre otros, es dándoles un pequeño golpe con lo cual deberían cerrarse. Si esto no sucede, recomendamos no seleccionarlos.
  • Ojo con el peso asociado al tamaño, como algunos mariscos no los podemos apreciar bien, ya que vienen “cerrados” en sus conchas, debemos fijarnos en el peso y eliminar los que se encuentren rotos o agrietados.
  • Cocción: Recuerda cocer los mariscos con un minuto en ebullición por cada 100 gramos de producto y consumirlos antes de 2 a 3 días.
  • Al elegir camarones o langostinos frescos: la carne debe ser transparente, brillante con muy poco o casi nada de olor.

Otros consejos para mariscos y pescados:

  1. Al congelar utiliza plástico adherente, láminas metálicas, papel a prueba de humedad o bolsas especiales que mantengan el pescado o mariscos de manera independiente (por separado) del contacto directo al congelador, evitando que se forme hielo, ya que al descongelar perderá nutrientes y sabor debido al agua.
  2. Si no vas a consumir pescados o mariscos comprados recientemente, antes de 24 horas, se aconseja congelarlos para evitar que inicien su proceso de descomposición, lo cual suele ser muy rápido.
  3. Recuerda no exponer el pescado fresco, ni mariscos directamente al sol ni a temperaturas elevadas. También se aconseja no dejar el pescado fresco más de 2 o 3 días en el refrigerador.