viernes 22 septiembre 2017
Inicio » Buenos Hábitos » ¿Cómo cuido mis dientes siendo adulto?

¿Cómo cuido mis dientes siendo adulto?

La clave para mantener una sonrisa “brillante y saludable” durante la adultez es manteniendo una correcta higiene bucal. Como adultos también tenemos caries y enfermedades en nuestras encías que pueden provocar serios problemas. Para evitar este tipo de situaciones es bueno seguir estos consejos:

  1. Cepíllate los dientes 2 veces al día con una pasta de dientes que contenga flúor y así eliminar la placa bacteriana (película pegajosa que se adhiere a los dientes y que es la principal causa del deterioro de los dientes y encías).
  2. Utiliza hilo dental diariamente para eliminar la placa depositada entre los dientes y debajo de la encía evitando que se endurezca y se convierta en sarro. Esto es importante, ya que una vez que el sarro se forma, sólo se puede eliminar con una limpieza profesional.
  3. Usa enjuague bucal antes o después de cepillarte los dientes.
  4. Limita el consumo de almidones y azúcares, especialmente los alimentos pegajosos. Mientras más se ingieren alimentos entre comidas, más oportunidades tienen los ácidos de la placa, atacar tu esmalte dental.
  5. Visita al dentista regularmente para que te realice exámenes preventivos y limpiezas profesionales.
¿A qué debemos estar alerta?


La enfermedad de las encías comienza como gingivitis, en su etapa inicial aún es reversible. Los síntomas son encías enrojecidas, inflamadas o muy sensibles que tienden a sangrar durante el cepillado o espontáneamente. Si observas alguno de estos síntomas, consulta a tu dentista antes de que los problemas sean más serios. La enfermedad en etapas más avanzadas, puede provocar la pérdida de los dientes.

La salud de las encías también afecta su estado general de salud. Estudios recientes han demostrado una posible relación entre la periodontitis (una enfermedad de los tejidos que fijan el diente al hueso ) y otras enfermedades, como la diabetes y las afecciones cardíacas; además de un posible vínculo con los nacimientos prematuros.

Si quieres prevenir la aparición de la enfermedad de las encías, cepíllate los dientes por lo menos dos veces al día, utiliza hilo dental diariamente y programa una limpieza profesional cada 6 meses.

Las cavidades alrededor de obturaciones existentes (denominadas caries recurrentes) y las caries en las superficies radiculares de los dientes son más comunes con el avance de la edad. De esta manera, es importante cepillarse con una pasta de dientes con fluoruro, usar enjuague bucal antes o después del cepillado, así como el uso del hilo dental diariamente y visitar al dentista con regularidad.

La sensibilidad puede agravarse a medida que envejecemos. Las encías se retraen naturalmente con el tiempo, exponiendo zonas del diente que no están protegidas por el esmalte. Esas zonas son particularmente propensas al dolor ante los alimentos o bebidas frías y calientes. En casos severos, puede presentarse sensibilidad al aire frío, bebidas, alimentos ácidos y dulces. Si experimentas sensibilidad, prueba una pasta dental para dientes sensibles. Si el problema persiste, consulta a tu dentista, ya que la sensibilidad puede indicar un trastorno más serio, como caries, diente fisurado o fracturado.

¿Cómo afecta la dieta a mi salud bucal?


Una alimentación adecuada es necesaria para un buen estado de salud en general y así también dientes y encías saludables.

La dieta equilibrada proporciona a los tejidos gingivales y a los dientes, nutrientes, minerales que necesitan para mantenerse fuertes y resistir a las infecciones que provocan enfermedades en las encías.

Los alimentos fibrosos como las frutas y los vegetales, ayudan a limpiar los dientes y los tejidos. Los alimentos blandos y pegajosos en cambio, tienden a permanecer en las fosas de los morales y entre los dientes, produciendo más placa.

Cada vez que consumes alimentos y bebidas que contienen azúcares o almidones, las bacterias de la placa producen ácidos que atacan los dientes durante 20 minutos o más. Para reducir el daño al esmalte dental, limita la cantidad de veces al día que ingieres alimentos. Cuando consumas alimentos, elige aquellos que sean nutritivos, como algunos quesos, vegetales crudos, yogurt común o frutas.