miércoles 22 noviembre 2017
Inicio » Buenos Hábitos » Comer lento y consciente

Comer lento y consciente

comer con calma y conscienteLa mayor parte de las personas suelen llevar una vida rápida y acelerada. Nunca hay tiempo para hacer las cosas; en el día a día el tiempo que tenemos para almorzar es muy breve y solemos estar pendiente de lo que tenemos que hacer en una hora más, estamos atrasados en nuestras actividades o pensando en como solucionar un problema.

No nos tomarnos el tiempo suficiente para comer con calma y tener conciencia de que nos estamos alimentando.

Otra situación que suele suceder para ahorrar tiempo, es comer y tener un pantalla frente a nosotros llámese tablet, computador, notebook, televisión o teléfono inteligente que lo único que hace es distraernos mientras comemos.

Estos dos antecedentes anteriores y que creo que a más de alguien le ha sucedido alguno o suele hacerlo, son causa de que tengamos una mala alimentación, engordemos, seamos propensos a enfermedades, comamos demás, seamos sedentarios y no tengamos una alimentación saludable.

Para evitar los escenarios anteriores, compartiremos algunos consejos, tips o ideas para que aprendamos a comer o alimentarnos con calma, estableciendo los tiempos adecuados y para aprender a tomar conciencia de los que estamos consumiendo.

Consejos para una alimentación con calma y consciente


  1. Pongamos de nuestra parte e intentemos comer más lento. Nuestro cerebro toma cerca de 20 minutos en asimilar la saciedad. Lo que significa que si comemos muy rápido no nos sentiremos satisfechos(as) y que al poco tiempo después continuaremos con hambre, lo que se traducirá en comer demás aumentando nuestro peso. Recuerda dejar por los menos 30 minutos para alimentarte con calma.
  2. Si comemos viendo televisión, leyendo, navegando por Internet, jugando videojuegos o mientras trabajamos, comeremos casi sin darnos cuenta y en cualquier momento, sin horarios. Lo que claramente influye en una mala alimentación, exceso de peso y ser propenso(a) a ciertas enfermedades.

    Una persona que come frente a una pantalla
    , trabajando, informándose o entreteniéndose, puede llegar a comer hasta un 50% más que una persona que no lo hace de esa manera, lo que también significa una mayor ingesta de calorías.
  3. Toma conciencia de lo que estas comiendo y en silencio. Un ejercicio que te puede ayudar, es pensar durante a los menos 5 minutos (y en silencio) sobre cómo llegaron todos los alimentos que componen el plato de comida que vas a comer.
  4. En nuestro hogar, cuando sentimos hambre, quizás sin motivo alguno y estamos buscando algo para comer, podemos preguntarnos: ¿Realmente tengo hambre o necesito comer algo? Si nos damos cuenta que la respuesta es negativa, enfoquémonos en otra cosa y centrémonos en algo más importante.

    Otro tip: Si comienzas a acordarte
    de lo que comiste en la comida anterior a la que vas a consumir puede ser que comas menos de lo que tienes pensado.
  5. Deja de lado las distracciones y toma atención de lo que comes. Toma una actitud de alimentación consciente. Este tipo de técnica nos ayuda a controlar la compulsividad frente a la comida y a disfrutarla mucho más.

La idea principal de la alimentación consciente es abrir nuestros sentidos, sentir las texturas, sabores y aromas de cada ingrediente que compone una comida. Te invitamos a que comienzas a hacerlo de a poco.

Recuerda siempre comer con calma, demorar la ingesta y concéntrate en los alimentos de tu plato.