viernes 22 septiembre 2017
Inicio » Artículos » Alimentación y bienestar emocional

Alimentación y bienestar emocional

Generalmente todos sabemos que lo que comemos en nuestra dieta a diario afecta directamente a nuestro cuerpo, tanto para bien como para mal y esto sólo depende de la disposición que tenemos al momento de elegir que tipo de comida vamos a consumir. Una reducción en la ingesta de comida chatarra y optar por comidas saludables te ayudarán a mantener un peso adecuado, músculos fuertes y un corazón saludable.

La relación de lo que comemos y nuestra salud mental también se ve afectada por la calidad de alimento que comemos diariamente. Esto se puede explicar con un ejemplo; luego de comer mucha comida rápida, chatarra, ¿te has sentido más deprimido, con menos ganas, entusiasmo o cansado? Y por otra parte, posterior a comer una ensalada fresca, refrescante o verduras salteadas, ¿te sientes mejor contigo misma(o), con tu cuerpo? Podemos seguir con muchas preguntas más, pero sin duda se sigue estudiando la relación alimentos/estado de ánimo. ¿Cómo las vitaminas tanto en un buen nivel como la falta de ellas puede afectar a una persona?.

Para continuar, entonces, ¿qué nutrientes pueden ayudarnos en beneficio de un bienestar emocional?

Existen estudios limitados, pero que si han demostrado varios resultados positivos, sin embargo, si se esta pasando por un cuadro de depresión u otra enfermedad similar, no se recomiendan cambios alimenticios como sustituto a un tratamiento que este aplicando un especialista en el tema. Pasando esta excepción, te dejamos algunos tips para tener en cuenta.

  • Ciertos nutrientes pueden ayudarnos a un mejor bienestar emocional, estos nutrientes deben formar parte de una dieta equilibrada.
  • Una nutrición apropiada suele ayudarte a sentirte mejor tanto emocional como físicamente.
  • Ácidos grasos omega-3. Estos reducen el riesgo a enfermedades cardiacas, algunos tipos de cáncer, entre otros  Los podemos encontrar en pescados y mariscos, como el salmón. Además están presentes en las nueces.
  • El triptófano es un aminoácido (que forma parte de las proteínas) y que nuestro organismo necesita para poder producir una sustancia química que se llama serotonina. “Las personas que presentan depresión suelen tener bajos niveles de serotonina”. Lamentablemente no hay estudios suficientes para recomendar el uso, pero si lo podemos intentar.
  • El triptófano lo podemos encontrar en carnes rojas, productos lácteos, soya y el pavo.
  • Hay algunos estudios que dicen que el magnesio ha ayudado a algunos pacientes a recuperarse más rápido de depresión. Este nutriente ayuda a nuestro cuerpo a producir energía y al funcionamiento adecuado del corazón, las arterias y los músculos.
  • El magnesio podemos encontrarlo en las paltas, nueces y verduras de hojas verdes.
  • El ácido fólico y la vitamina B-12 son vitaminas B que juegan un rol importante en el metabolismo (ritmo de los procesos que ocurren en el cuerpo) y en la producción de células sanguíneas. Además se relacionan con unas sustancias químicas llamadas dopamina y noradrenalina. Algunas personas que presentan depresión no tienen buenos niveles de estás últimas, por lo que aumentar los niveles de ácido fólico y vitamina B-12 pueden mejorar la respuesta a medicamentos para tratar la depresión.
  • La vitamina B-12 podemos obtenerla específicamente desde el pescado, mariscos, carne y productos lácteos.
  • En relación al ácido fólico, está presente en las verduras de hojas verdes y en las frutas.

Esperamos que estos tips puedan ayudarte a sentirte mejor, a complementar un tratamiento, siempre preguntándole a tu especialista y tener una mejor salud mental, emocional y bienestar.