Domingo 20 Agosto 2017
Inicio » Artículos » Adicciones: ¿Qué nos hacen las drogas?

Adicciones: ¿Qué nos hacen las drogas?

Las drogas denominadas como “duras” son un problema actual en nuestra sociedad, es un tema que puede ser abarcado desde diferentes perspectivas. Puede que algunos vean el consumo de drogas como parte de una etapa adolescente, en donde es normal experimentar sensaciones diferentes o desde la legalidad disputando si es  mejor por ejemplo legalizar la marihuana y prohibir el alcohol debido a la gran cantidad de accidentes que provoca y el daño que causa a nivel cerebral. Por otro lado existen discusiones sobre las explicaciones que existen tras la necesidad de alterar nuestro estado de conciencia normal a uno que nos parezca más entretenido o grato. ¿Por qué?, si bien podemos abarcar el tema de las drogas desde estos y muchos otros puntos de vista más, hoy queremos que conozcas los efectos de algunas drogas y de qué manera alteran la conciencia y el funcionamiento de tu organismo.

¿Qué es una adicción?

Es la pérdida del control sobre el consumo de una droga. Es una conducta compulsiva de búsqueda y consumo de drogas, que ocurre a expensas de la mayoría de otras actividades, a pesar de las consecuencias adversas que esta conducta pueda acarrear.

Dentro de esta podemos encontrar 3 tipos de dependencia, que pueden aparecer juntas o separadas, dependiendo del tipo de droga:

Dependencia Química: Necesidad de usar drogas para atingir una sensación de satisfacción o evitar un malestar.

Dependencia Física: Estado fisiológico modificado resultante de la adaptación del organismo al uso continuado de una determinada droga.

Dependencia Psicológica: Deseo imperioso de consumir una droga, para experimentar o evocar el placer que produce.

Básicamente lo que hacen las drogas es aumentar un neurotransmisor o bloquearlo para disminuir su recapturación. El objetivo de todas ellas es alterar el sistema de recompensas del organismo.

LSD

Aumenta los niveles de serotonina (5-HT), que tiene relación directa con la excitación, el ánimo, la actividad sexual y la agresión. Además aumenta la actividad neuronal.

Efectos fisiológicos: Dilatación de las pupilas, sudoración, falta de apetito, insomnio, debilidad muscular, aumento de la temperatura corporal y la presión arterial.

Efectos conductuales: Bruscos cambios emocionales, sensaciones cruzadas.

MEZCALINA (Cactus)

Es un agonista (se une) del sistema sertoninérgico, uniéndose al receptor 5-HT, provocando fuertes alucinaciones.

Efectos conductuales: Risa incontrolable, alucinación con ojos abiertos y cerrados, sensación de estar en una situación de sueño y euforia.

Efectos fisiológicos: Dilatación de pupilas, sensación marcada de frío y calor, vómito, taquicardia, diarrea, dolor de cabeza, ansiedad e irracionalidad.

MARIHUANA Y HACHIS

Alteración de los niveles de serotonina. Existen receptores cannabinoides CB-1 ubicados por ejemplo en la corteza, amígdala e hipocampo, que son sensibles al Tetrahidrocannabinol (THC).

Efectos conductuales: Relajación, coordinación reducida, somnolencia, disminuye la capacidad de atención.

Efectos fisiológicos: Alteración en color y tamaño de los ojos, disminución de la presión sanguínea.

ALCOHOL

Entre otras cosas, el alcohol aumenta los niveles de dopamina (encargado del movimiento, placer y vigilancia), disminuye los niveles de Acetilcolina (Acth) pudiendo provocar pérdida en la memoria y atención, habla confusa, ataxia y desregulación del sueño. Aumenta la noradrenalina y los receptores de nicotina, por lo que produce más ganas de fumar cigarro.

Efecto conductuales: deterioro del discurso, disminución de la inhibición, retardo de reflejos, deterioro del tiempo de reacción, somnolencia, alteración emocional. En altas dosis puede producir vómitos, inconciencia y/o coma.

Efecto fisiológicos: Aumento de temperatura corporal, aumento en la circulación sanguínea, alteración en la mirada y coloración de los ojos. En altas dosis y el consumo constante provoca daño en los lóbulos frontales, lo que permite que seamos capaces de dirigir nuestra conducta hacia un fin determinado, además de tener relación con la capacidad de planificación y la motivación, entre otros. Además puede generar enfermedades deteriorativas tales como la Encefalopatía de Wernike y el Síndrome de Korsakoff.

ANFETAMINAS

Aumenta los niveles de Dopamina, de 5-HT y de noradrenalina. Produce un bloqueo de la recaptación presináptica.

Efectos Conductuales: Euforia, falta de apetito, felicidad y poder.

Efectos Fisiológicos: Respuestas rápidas y poco duraderas, aumento de la frecuencia cardiaca, hipertermia e hiperactividad física y de la atención.

COCAÍNA

Aumenta la liberación de dopamina, bloquea los canales de sodio, efecto anestésico, actúa presinápticamente sobre el transportador de la dopamina.

Efectos Conductuales: Euforia, hiperexitación, sensación de poder, sensación de aumento de fuerza física.

Efectos Fisiológicos: Vaso constricción, pupilas dilatadas, hipertermia, aumento de frecuencia cardiaca y sanguínea, aumento del estado de vigilia. Puede provocar hemorragias cerebrales instantáneas.

CON AYUDA DE PROFESIONALES, LA ADICCIÓN A TODAS ESTAS DROGAS ES REVERSIBLE Y MIENTRAS ANTES SE INTERVENGA, DISMINUYEN LAS POSIBILIDADES DE VOLVER A RECAER O DE SER DEPENDIENTE DE POR VIDA.