martes 21 noviembre 2017
Inicio » Tips y Consejos » Accidentes dentales

Accidentes dentales

Algunas veces, comiendo o llevándonos algo a la boca, solemos pasar por improvistos o accidentes relacionados a los labios, lengua o dientes. Para saber que hacer ante alguno de estos problemas, te dejamos algunos consejos.

Morderse la lengua o el labio


Ubica la zona afectada y presiona sobre el corte con una gasa limpia, si se inflama utiliza algún elemento frío para desinflamar. Si el corte es profundo o el sangramiento es continuo, tienes que concurrir a un centro asistencial.

Elemento atrapado entre los dientes


Primero prueba removiendo el elemento con hilo dental, ten cuidado de no pasarlo muy fuerte para que no dañes las encías. Si probaste y no lo consigues aún, visita a tu odontólogo, dentista. Por ningún motivo utilices algún cuchillo u otro tipo de objeto puntiagudo.

Dolor de un diente en particular


Debes realizar un enjuague con agua tibia, remover cualquier resto de alimento que pudiese estar atascado entre los dientes (uso hilo dental). Si tienes inflamación puedes poner sobre tu mejilla un paño frío, no apliques calor ni ningún elemento extra sobre el diente en el cual sientes dolor. Asiste donde tu odontólogo, dentista, lo más pronto posible.

Fractura o quiebre de un diente


Primero limpia con agua tibia y precaución la zona afectada para sacar cualquier residuo que haya quedado. Puedes poner paños frío sobre tu cara cerca de la zona del diente impactado con el fin de reducir la inflamación. Dirígete a tu odontólogo, dentista, lo más rápido posible.

Pérdida de un diente


Frente a un accidente como un golpe, caída, etc. Debes ir enseguida al odontólogo junto con llevar el diente que se salió. Puedes colocar el diente en suero fisiológico, leche o saliva. Como ultima opción utiliza agua. Si por algún motivo no se puede asistir de inmediato donde un profesional, se recomienda enjuagar el diente con cuidado en agua tibia.

No toques la raíz, si es un diente definitivo vuelve a insertarlo con precaución en tu dentadura, en el lugar que corresponde. En el caso de un niño, si fuese un diente de leche, no trates de volver a colocarlo, sólo ponlo en el leche o agua fría y llévaselo al odontólogo, dentista, cuando asistas. En lo posible, no dejar pasar más allá de 30 minutos.

Recordamos que en ningún caso esta información reemplaza las indicaciones o consejos que pueda entregar un dentista.